Reseñes de prensa

reseñes

Equí déxovos unos cuantos estractos de la prensa mundial que me ponen a cayer d’un pollín non, lo contrario./Aquí os dejo unos cuantos extractos de la prensa mundial que me ponen a caer de un burro no, lo contrario.

“Pasó el huracán Rodrigo Cuevas por la Laboral, cantó, no se desnudó y venció. No hay palabras para describirlo. Es tan apabullante y divertido que cuesta asimilar de una sentada todo lo que sucede en sus espectáculos. Rodrigo es el creador postmoderno del momento”.
Igor Paskual. El Comercio

“Ayer Rodrigo Cuevas estuvo actuando en el Teatro Rialto de la Gran Vía madrileña llenando el escenario con un carisma muy personal. Proclamando que silbásemos porque silbar, dice, es subversivo, y nos hace felices. Con un toque de excentricidad que mezcla el tecno y la música folclórica interpretada en bable y en castellano al que, en directo, le da un aura de viejo cabaret comprometido con el S.XXI. Pululando entre el público de forma siempre provocadora y compartiendo con todos nosotros su talento y su capacidad para mostrar una propuesta ciertamente singular en una obra artística que habla de lo rural con un desparpajo increíble y que tiene un punto de una cruel ironía muy inteligente sobre un contexto que se antoja pasado pero que es, ciertamente, muy presente y que él combina como fuente de inspiración. En su repertorio hizo muestra del perreo y de las jotas, del reggaetón y de los ambientes pretéritos y presentes de la cultura de Asturias que le sirvieron como fuente de inspiración durante casi dos horas”.
Tomás Fernando Flores. S.XXI


“Quienes no conozcan todavía a Rodrigo Cuevas, la encarnación más reciente de las esencias asturianas en un híbrido musical y escénico de tradición y posmodernidad bailable a la altura del siglo XXI, tienen oportunidad de descubrirlo en la Terraza del Botánico, el día 6 de agosto a las 22,30 y el 21 de septiembre a las 21,00 en una de las noches fuertes de San Mateo”.
Juan Carlos Gea. La Voz de Asturias.
“Rodrigo Cuevas es difícil de explicar: hace música tradicional con bases electrónicas y mezcla el atuendo rural con aires de ‘pin up’ y de cabaretera”.
Sergio C. Fanjul. El País